Conferencia del Dalai Lama en la UIA: Algunas líneas de reflexión

1 2-Spiritual-Lessons-from-the-Dalai-Lama

Conferencia del Dalai Lama en la Universidad Iberoamericana

Algunas Líneas de reflexión

Por José Ramón González Chávez *

El jueves 7 de febrero de 2004 el Tenzin Gyatso, 14ª reencarnación del Dalai Lama visitó la Universidad Iberoamericana para recibir el doctorado Honoris causa que le otorgó esa casa de estudios, acto con el cual además concluyó su gira por nuestro país. En su discurso de recepción el Dalai Lama hizo algunos apuntamientos en materia de sociedad, política y globalización, que consideramos de gran actualidad y vigencia por lo que presentamos a continuación sus líneas más importantes:

El mundo moderno ha privilegiado el avance científico y tecnológico . Eso que en principio no esta mal, ha sin embargo inclinado la balanza del ser individual y social en detrimento de los valores interiores.

La Iglesia y la Familia declinan como instituciones de valores. De ahí la gran responsabilidad de las instituciones educativas como factores de equilibrio entre el conocimiento científico y pragmático y los valores y el conocimiento del corazón.

La ciencia y la tecnología afectaron el interés y el cuidado de la sociedad por el conocimiento y cultivo de los valores interiores. De hecho, ya en Europa se habla de la crisis moral en la sociedad y se empieza a reflexionar con seriedad sobre el tema.

La ecología implica otro problema y un grave peligro para la vida, valor cuya defensa y protección debe estar en primer lugar en toda sociedad. La cumbre de Río produjo mucha información de los más grandes expertos en materia ambiental, pero en muy poco o en nada se han tomado en cuenta para hacer algo realmente eficaz y tangible contra el deterioro del medio.

El ser humano debe vivir en equilibrio entre su realidad cotidiana y su realidad interior con la misma responsabilidad y compasión[1] para sí y para los demás.

Muchos líderes (políticos, económicos, etc) mundiales, regionales, locales, hablan de libertad, de justicia, de paz, de fraternidad, pero su discurso es muy distinto a lo que en realidad hacen. Todo queda en teoría o retórica, dando como resultado la situación en la que se encuentra la humanidad actualmente.

Sobre la Democracia y la Libertad, concepto este ultimo tan importante para todos, pasa algo similar: la gran mayoría de los países tienen marcos jurídicos con normas muy precisas en esas materias, pero en la práctica su cumplimiento real sigue pendiente. Hay también sociedades que formalmente han logrado estructurar sistemas democráticos pero en su interior padecen de caos y proyectan al exterior de varias formas. El Derecho y la política solo serán benéficos en la medida en que tengan como base el deseo de servir y hacer el bien a los demás.

En cuanto a la igualdad, la brecha que existe entre pobres y ricos, no solo económica, sino cultural, educativa, tecnológica, etc. es cada vez mayor, es algo equivocado no solo en lo material y moral, sino también en lo espiritual.

La violencia, tanto la individual y la social como la traducida a nivel global a través de la guerra y el terrorismo constituye otro grave problema, que amenaza el mundo. La desmilitarización en los hechos ha caminado pero a un ritmo muy lento. Es ahora el momento para encarar una desmilitarización real, a todos los niveles, puede comenzar desde el local y regional y caminar hacia el global.

De hecho, los gobernantes producen y se ha puesto en sus manos mucha información y de alta calidad respecto de todos estos problemas, pero todo se mantiene en teoría, los gobiernos siguen manteniendo una actitud equivocada.

La Guerra es ya un concepto anticuado, obsoleto. El amor y la compasión son los mejores medios que existen contra la violencia. Amor y compasión para crear un mundo de responsabilidad con nuestro presente y futuro.

Hay una interdependencia cada vez mayor en el mundo. Sin embargo en los hechos, la globalidad no se refleja en la realidad material ni en los corazones.

Todas las religiones, creadas desde hace muchos siglos, tienden al progreso de la humanidad. No se tiene que cambiar de religión para aspirar al conocimiento interior, es mejor practicar verdaderamente la que ya se tenga. Principios como una alta autodisciplina, el autocontrol, la comprensión, el amor, entre otros, son factores que construyen la convicción personal para hacer compatible la realidad interior con la vida cotidiana. Cuando nos enfrentamos a un problema donde surgen las pasiones, propias o ajenas, se nos brinda una oportunidad preciosa para ejercitar nuestra autodisciplina y en general todos nuestros valores y encontrar la mejor solución, pero si respondemos a la ira con ira, al contrario no haremos más que alejarnos de ella.

Por eso es muy importante para la humanidad comenzar a preocuparse por el interior del ser humano, del de sí mismo y del de los demás.

 

Si bien en el terreno humanístico los planteamientos del Dalai Lama son de una claridad y transparencia prístinas, cabe decir que en lo político internacional su gira por América Latina y particularmente su visita a México tienen distintas lecturas dignas de desglose, sobre todo tomando en consideración el peso específico del país oriental en el Consejo de Seguridad de la ONU, su indiscutible poder económico, y desde luego en lo bilateral, dentro del marco de la inminente concreción de importantes acuerdos de carácter comercial y económico entre China y nuestro país. Prueba de ello son las declaraciones de la propia embajada China en México, la decisión del ejecutivo federal de no recibirlo como jefe de Estado, la tensión diplomática generada por la visita, el hecho de que dejó para el último evento de su gira este discurso, entre otros.

* Profesor del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y de la Universidad Iberoamericana

[1] Entendido este término como sinónimo de Solidaridad, de compromiso colectivo para terminar con el sufrimiento de los demás, de responsabilidad para buscar y encontrar los medios para aliviar los problemas de los otros. Uno de los rostros del amor, que para su pleno y cabal ejercicio requiere de valor y fuerza interior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .