Obama en la Balanza de la Historia

OBAMA EN LA BALANZA DE LA HISTORIA

Por José Ramón González Chávez

Esta semana se da el cambio de ejecutivo federal en Estados Unidos de Norteamérica. El hecho motiva a la reflexión en estas pocas líneas sobre cuál es el legado que dejan 8 años del estilo personal de gobernar –como dijera Don Daniel Cosío Villegas- de Barak Obama, tanto en sus logros como en sus errores y los asuntos que deja en curso o pendientes por resolver.

Para algunos una figura inédita en la historia política norteamericana (el primer Presidente de color –aunque realmente sea mestizo 50-50 blanco y negro-, de familia migrante relativamente reciente, de antecedentes islámicos); para otros, entre ellos varios grupos internos defensores de derechos de minorías y de algunos externos de izquierda radical, solo un “blanco más, pintado de negro”); pero para la gran mayoría un personaje respetable, ecuánime, templado en sus decisiones, sin escándalos personales ni de su familia trascendentes.

Tal como lo marcan los cánones de la Teoría Política, para realizar un balance lo más objetivo posible de toda gestión gubernamental, los éxitos, fracasos y pendientes habrán de separarse tanto en el ámbito del gobierno interior como en el de la política y las acciones en el contexto internacional.

Logros internos:

1. Su manejo de la economía en plena crisis tras la debacle económica de 2008, a la cual tuvo que enfrentar de forma inmediata desde el mismo inicio de su gestión mediante estrategias y acciones de Rescate Bancario y a las grandes empresas (desde más de un año sus empresas más importantes ocupan los 10 primeros puestos de la bolsa de Nueva York), así como con creación de empleos (actualmente la tasa de desempleo en EUA pasó de 10 a 4.7%; en términos macro, el ingreso ha experimentado un aumento real y casi 4 millones de estadounidenses salieron de la pobreza); el impulso a la sustentabilidad en innovación tecnológica, que actualmente es lo más rentable a nivel global; todo lo cual le permitió mantener la estabilidad en medio del más grande caos económico después del de 1929.

2. El indiscutible éxito de su política de salud, les guste o no a sus detractores, quienes lo critican en el “cómo”, pero nunca en el “qué” y con la cual incorporó a más del 90% de norteamericanos y residentes no asegurados.

3. Colocar entre los temas prioritarios de su agenda el Cambio Climático y la sustentabilidad ambiental reflejados en el acuerdo con China, país junto con el cual produce el 40% de los gases de efecto invernadero.

Fracasos Internos:

Muchos estadounidenses consideran que si bien en la teoría los planteamientos y las políticas, programas y acciones de la administración Obama fueron bien intencionados, en la práctica se trajeron resultados nefastos: aumento considerable del costo de la vida; disminución sensible de los salarios, estancamiento del ingreso y aumento rampante de la brecha económica y social, que ha polarizado a la población; recrudecimiento de la política de deportación, que durante el régimen de Obama expulsó a 3 millones de inmigrantes ilegales; la situación económica actual de los blancos con educación secundaria es igual o menor a la que tenían los afroamericanos en los 80); la compra indiscriminada de armas; procedimientos deficientes en la gestión y prestación de servicios de salud; aumento constante en el consumo de drogas, sobre todo heroína y anfetaminas; sistema educativo deficiente, obsoleto y por lo mismo poco competitivo a nivel global; crecimiento sin control de la corrupción – ignorado o hasta consentido por el propio gobierno.

La inconformidad, el resentimiento y la rabia que generaron estos efectos nocivos conformaron un paquete de oferta electoral que ahora se denomina La Ola Antisistema, aderezado con atractivos argumentos proteccionistas y nacionalistas, de alto rendimiento en urnas, usado de manera puntual e implacable como un búmeran por Donald Trump, no solo contra el Presidente que sale, sino ante todo contra su contendiente Hilary Clinton, quien en una desafortunada estrategia de campaña tomó la decisión de no ofrecer más que la continuidad del proyecto de Obama.

Logros Externos:

1. El giro que logró para hacer cambiar al gobierno y el sistema norteamericanos de una postura defensiva después del 11 de septiembre de 2001 a una postura proactiva con tácticas acciones y estrategias que condujeron al asesinato de Osama Bin Laden y otros líderes del terrorismo islámico.

2. El acuerdo con Irán para controlar sus operaciones expansivas en materia de infraestructura y armamento nuclear.

3. La reanudación de relaciones con Cuba y el inicio del levantamiento del embargo después de sesenta años de aplicación implacable, no obstante el “fin de la guerra fría” hace más de 35 años y de la nulidad de resultados en términos reales, logrando el consenso de la fracción republicana en el Congreso como mecanismo para conseguir una paz duradera en Colombia y controlar el affair Venezuela.

Fracasos externos:

Igual que a nivel interno, en materia de política internacional la opinión de sus detractores es similar: la teoría y la retórica de Obama englobada en el lema “menos es más”, si bien efectiva a nivel mediático, en la práctica ha sido poco convincente y efectiva, cuando no ingenua, inoperante y hasta peligrosa: el fracaso en Afganistán, después de 14 años de guerra; los resultados desafortunados de su política de “dirigir desde la barrera” (lead from behin) en Irak y Libia; la pésima estrategia del programa Rápido y Furioso implantado supuestamente para combatir el creciente narcotráfico en la frontera con México; el operativo militar en Siria, también fracasado y costoso en términos militares, logísticos de y vidas, tanto de la población civil como de sus propios soldados; las amenazas contra ISIS y otros grupos radicales islámicos, que no hizo más que avivar fuego y expandirlos ya no solo medio oriente sino en prácticamente todo el mundo; la incapacidad para detener la cada vez mayor intromisión de Rusia en Medio Oriente y para contener la influencia de los intereses israelitas en la política norteamericana  causante del estancamiento del proceso de paz en Palestina; el descuido de sus aliados históricos en la región, como Israel, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes, los sunitas, Egipto y paradójicamente su complacencia ante enemigos históricos como Irán.

Lo que quedó por hacer:

En la bandeja de salida o en proceso, Obama deja entre los asuntos internos más relevantes lograr una política económica más equitativa; mejorar el poder adquisitivo; recuperar y mantener la vanguardia en innovación tecnológica; mejorar la atención y la capacidad de oferta del programa de Salud; realizar una reforma educativa de fondo; mantener el liderazgo en materia de sustentabilidad ecológica;

A partir del 20 de enero Donald Trump deberá dejar de una vez por todas la retórica electoral y decirle a la ciudadanía, ya no como gobernante sino como Presidente, cómo piensa actuar para afrontar y atender todos estos asuntos más los de la economía y la política internacionales, cuyo manejo por lo peculiarmente delicado del contexto requiere de un tratamiento de microcirugía, si lo que quiere es no despertar a monstruos que nadie quiere volver a ver…

Reza un dicho norteamericano que en su primer cuatrienio los presidentes trabajan para lograr la reelección y en el segundo para pasar a la historia. De cualquier forma los ex presidentes en esa nación ocupan un espacio intrascendente para la política cotidiana. Al margen de ello, en todo caso, como el mismo Obama afirmó al referirse al legado de Fidel Castro luego de su fallecimiento: La historia será su mejor juez…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .