El Derecho Constitucional Penal como expresión del “Nuevo Sistema de Justicia”: de las buenas intenciones a los hechos

EL DERECHO CONSTITUCIONAL PENAL COMO EXPRESIÓN DEL

“NUEVO SISTEMA DE JUSTICIA PENAL ACUSATORIO:

De las buenas intenciones a los hechos

Por José Ramón González Chávez

Con estas breves líneas de Reflexión, intento que nos acerquemos a un tema poco estudiado por los juristas y doctrinarios del Derecho: el Derecho Constitucional Penal, disciplina que en nuestro país se encuentra en gestación, como producto de una recomposición del paradigma jurídico nacional e internacional en la materia, que nos impele a sacudirnos el normativismo positivista que venimos arrastrando por nuestra formación (o deformación) académica y profesional, y por ende a conocer, comprender y aplicar el nuevo modelo en el desarrollo cotidiano de nuestras actividades, independientemente de cual sea la trinchera jurídica en la que nos desempeñemos.

Como hemos podido constatar, las reformas Constitucionales y a la legislación secundaria federal y locales son de reciente cuño (algunas se siguen modificando en estos momentos). La actividad legislativa, ejecutiva y jurisdiccional apenas comienza a adaptar su estructura, organización y actividades a esta nueva realidad que ya dejó de ser una buena idea y se ha convertido en una obligación para todos los órganos del poder público y quienes trabajan en él.

En el ámbito académico, desde la perspectiva multidisciplinaria, no se diga: los programas académicos de las carreras de Derecho y de otras ciencias sociales(Ciencia Política, Administración Pública, Sociología, Antropología, Criminología, solo por nombrar algunas), en la gran mayoría de los casos aún no han sido actualizados y los proyectos de investigación apenas se comienzan a enfocarse en estos temas, por lo que el material sobre Derecho Constitucional Penal es escaso y poco atento del nuevo paradigma.

En el contexto intradisciplinario, esto es, -como dijera Kelsen- del Derecho dentro del Derecho, dada la cantidad y amplitud de sus ramas, tradicionales y nuevas, el Derecho Constitucional Penal ha sido poco estudiado como tal por los juristas y doctrinarios, menos aun de manera transversal, es decir, no solo como materia exclusiva del ámbito penal, sino como sujeto de análisis, investigación y práctica de otras ramas (internacional, administrativo, sociología y psicología jurídicas,filosofía del derecho, etc.) con las que de manera directa e indirecta debe tener contacto.

 En fin, como sujeto de estudio individual, el Derecho Constitucional Penal se encuentra en una situación delicada, pues debe ser el fundamento, material y formal, de un sistema que no existe todavía. Legisladores, gobernantes y medios hablan de un nuevo “Sistema de Justicia Penal” pero lo cierto es que más allá de su uso como instrumento demagógico, desde el punto de vista sistémico (si entendemos “Sistema” como un conjunto de elementos integrados entre sí, y cuya integración conforma una entidad individual y con identidad propia), tenemos que no hay tal y lo que urge hacer es construirlo.

Para ello, hay que tener en cuenta que si bien existen una serie de elementos que como piezas de un rompecabezas se encuentran dispersos, faltan otros más que hay que confeccionar; otros ya no embonan y tienen que ser remplazados por otros diferentes o en su caso, ser actualizados.

¿Cuáles son los engranes y demás componentes de esa maquinaria social que requiere un sistema de justicia para ser considerado como tal, de la manera en que sí los notamos más o menos presentes, por ejemplo, en materia de derechos humanos, electoral o de transparencia?.

¿Cuáles son sus principios, sus fines?

¿Cuáles su estructura, su forma correcta de funcionamiento, su interacción con las demás partes y con el todo de dicha maquinaria?

¿Cuáles su misión y función en el ámbito político, económico, social y cultural de nuestro país y en el contexto global?

A partir de todo lo anterior, cómo podría construirse una definición y un concepto de Derecho Constitucional Penal?

Solo así podremos estar hablando de un verdadero Sistema de Justicia Penal (aunque la justicia en otras ramas siga pendiente) y solo así el Derecho Constitucional Penal podrá tener más y mejores posibilidades de irse construyendo sobre un piso firme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .