12 de julio: Día del Abogado

abogado

ENTRE ABOGADOS TE VEAS: 12 DE JULIO, DÍA DEL ABOGADO

Por José Ramón González Chávez

Reconocidos por unos, insultados por otros, pero necesarios para todos, los abogados de México festejarán el próximo domingo 12 de Julio festejarán, tal como lo han hecho desde hace 55 su día.

El término de Abogado proviene del latín advocatus, “llamado en auxilio”, lo que hace referencia a aquellos que se dedican a defender en juicio por escrito o de palabra, los intereses o causas litigiosas, pudiendo representar a particulares, empresas o gobiernos en asuntos jurídicos ante los tribunales competentes.

La historia de esta celebración data de 1960, cuando por petición del periódico el Diario de México de la capital del país, el Presidente de la República, el Lic. Adolfo López Mateos, decretó la celebración oficial de esta fecha. Federico Bracamontes, fundador de Grupo Diario de México, tomó el 12 de julio para festejar a los abogados a partir de dos sucesos de relevante trascendencia para el Derecho en América ya que, por un lado, fue precisamente el 12 de julio de 1533 cuando se estableció en la Nueva España –y más bien, en todo el continente americano- la primera cátedra para la enseñanza del Derecho y además se dictaron las primeras Ordenanzas de Buen Gobierno.

Todo empezó cuando Carlos V de España y I de Alemania ordenara por cédula expedida el 21 de septiembre de 1551 el establecimiento de un estudio de universidad de las ciencias, inaugurándose al poco tiempo –para ser exactos, el 25 de enero de 1553- la Real y Pontificia Universidad de México, con las facultades de Cánones y de Leyes, dando con ello inicio a la historia de la educación superior en nuestro país.

Durante el Virreinato hubo una división entre jurisconsultos y abogados. Los primeros estudiaban y desahogaban consultas en su biblioteca y los segundos asistían a los tribunales. La Facultad de Leyes de la Real y Pontificia Universidad de México contaba con cinco cursos anuales de Prima y Vísperas de Derecho y dos cursos más de Jurisprudencia Civil. Así fue que el 12 de julio de 1553, Bartolomé de Frías y Albornoz leyó ante testigos una ponencia sobre Prima de Leyes.

Los abogados virreinales llevaban una vestimenta específica que los distinguía: traje negro con calzón corto, chinelas o zapatos sin talón con hebilla de oro o plata según la alcurnia y la posición económica, con una toga. Después de la Independencia se quitó la solemnidad de la toga para los abogados.

Cabe mencionar que la facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México conmemora también el 3 de junio, pues en esa fecha del mismo año de 1533 inauguraron los cursos en la Real y Pontificia Universidad de México y se pronunció la primera lección jurídica en América por parte de don Pedro Morones.

El Día del Abogado se celebra todos los años a manera de recordatorio de los deberes que todos los mexicanos, tenemos de cumplir y hacer cumplir la Ley y hacer que se haga justicia, pero con un compromiso aun mayor para los abogados.

El primer festejo nacional se llevó a cabo en la ciudad de México, en el Palacio de Bellas Artes, el 12 de julio de 1960, asistió en representación del Presidente Adolfo López Mateos –abogado- el entonces Procurador General de Justicia del Distrito y Territorios Federales, Fernando Román Lugo, declarando formalmente instituido el Día del Abogado.

Para el festejo de 1961, el presidente López Mateos recibió de manos de Federico Bracamontes, fundador de Grupo Diario de México, el galardón “La Cruz de Honor a la Dignidad Profesional”, otorgada por el Comité Fundador del Día del Abogado, en reconocimiento a su carrera en las leyes y la instauración de este festejo.

A partir de esta celebración, los mandatarios Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez y José López Portillo, fueron recurrentes invitados de honor a este festejo; mientras que los ejecutivos Miguel de la Madrid Hurtado, Carlos Salinas de Gortari (economista), Ernesto Zedillo Ponce de León (economista), Vicente Fox Quesada (ciudadano), Felipe Calderón –abogado egresado de la Escuela Libre de Derecho– y Enrique Peña Nieto (abogado de la Universidad Panamericana) han asistido a la festividad.

Los Abogados y la Estadística

Según datos del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) extraídos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), del primer trimestre de 2014, el número de abogados en México, suma un poco más de 321 mil personas, de las cuales  58% son hombres y 42% son mujeres (La primera mujer abogada en el país fue María Asunción Sandoval en 1891).

La edad promedio de los abogados mexicanos es de 37.4 años; en los hombres es de 39.2 mientras que en las mujeres es de 34.9 años. La mayoría tienen de 25 a 34 años. Su promedio de escolaridad es de 16.7 años, lo que equivale a cinco años de licenciatura e incluso hasta un año de posgrado.

En el contexto de la al parecer inminente implantación del nuevo sistema de justicia penal acusatorio, vale la pena mencionar que apenas 3.3% de los abogados mexicanos habla alguna lengua indígena además del español.

Uno de cada doscientos abogados presenta en alguna discapacidad, pero casi en su totalidad se refiere a la dificultad para ver, aun usando lentes.

En el terreno económico, la proporción de abogados respecto del total de ocupados a nivel nacional es de 0.7 por ciento. En el Distrito Federal alcanza el porcentaje más alto, con 1.7%, en tanto que Tlaxcala tiene el porcentaje más bajo con 0.2 por ciento.

36 de cada 100 personas que estudiaron Derecho, están ocupados y son remunerados, se dedican a actividades diferentes a su profesión y otro 48% -casi la mitad- son investigadores, especialistas y docentes, lo que significa que solo el 16% se dedica a actividades litigiosas, como litigantes, ministerios públicos y juzgadores u otras como notarios y legisladores.

Los abogados en México ganan en promedio por hora trabajada alrededor de 73 pesos y trabajan 8 horas. La cantidad es mayor si se trabaja por cuenta propia (83 pesos) o como empleadores (entre 75 y 86 pesos por hora, dependiendo el sexo) y menor cuando son empleados, manteniendo también las mujeres una posición de desigualdad en este rubro.

Sólo seis de cada 100 abogados ejercen un puesto de mando como director, gerente, coordinador, jefe de área o juez calificador en los servicios de salud, enseñanza y sociales. Otro 10% tienen puestos técnicos en oficinas.

Un 59 por ciento son trabajadores subordinados y remunerados, 33 por ciento trabaja por su cuenta, siete son empleadores y uno por ciento es trabajador no remunerado.

De los abogados subordinados, remunerados o asalariados, 43% gana de 3 a 5 salarios mínimos, 31% más de cinco y 19 entre dos y tres, además de que 56% carece de prestaciones a instituciones de salud.

El sector terciario (servicios) es donde más se emplean los abogados mexicanos (97 por ciento del total), principalmente en los que van desde comercio, restaurante, hoteles, transporte y correo hasta servicio financieros, corporativos, sociales y de gobierno u organismos internacionales. Sólo el 3% restante se desenvuelve en industrias como la minería, las manufacturas, la construcción y la electricidad.

Los abogados se distribuyen por toda la geografía nacional, aunque 99% se ubica en zonas urbanas, concentrándose principalmente en cinco entidades federativas (Distrito Federal, Jalisco, México, Puebla y Veracruz), en las que reside 58.3% de la población.

En algunas entidades federativas el número de mujeres abogadas es mayor que el de sus colegas hombres, como Guanajuato (63%), Tabasco (59%), Michoacán (54%) y el Distrito Federal (50.4%).

En el otro extremo, hay otras entidades que tienen bajos porcentajes de abogadas respecto a la media nacional, como Hidalgo y Querétaro (20%) y Nuevo León (25%), pero cabe destacar que Guerrero es el estado que tiene el menor porcentaje de mujeres abogadas, pues solo 16 de cada 100 profesionales del Derecho son del sexo femenino.